27 febrero, 2007

CAMINANTE NO HAY CAMINO...

Hace un par de veranos me fui con mi amigo Gonzalo de interraíl por media Europa. Acabamos algunos kilos más delgados después de dormir en estaciones, parques y hostales de mala muerte (bueno, tal vez exagero un poco, pero no tanto como estás pensando), acabamos, decía, en un pueblecito al sur de Francia, cercano a Cataluña, que se llamaba Colliure. Nos bañamos en el mar, descansamos, dormimos una siesta maravillosa y volvimos a Madrid. Cuando llegué a mi casa y le conté a mi padre que habíamos estado en un fantástico pueblecito del sur de Francia, mi padre me preguntó si habíamos visto la tumba de Antonio Machado. ¡Casi me caigo para atrás!. No teníamos ni idea de que allí estaba enterrado el Maestro Antonio Machado. Aún no me lo he perdonado.
Recordaba ayer todo esto mientras leía en El País la columna de Javier Rioyo en la que nos contaba que "una pandilla de españoles poéticos" habían viajado el pasado domingo a Colliure para rezar "una pagana oración a pie de la modesta tumba del poeta que murió ligero de equipaje". Algunos de estos peregrinos eran Chus Visor, Ángel González, García Montero, Almudena Grandes o Joaquín Sabina. Tengo que volver a hacer ese viaje.
Por cierto leyendo el libro de Ian Gibson sobre Machado se me pone el vello de punta al pensar que Machado un día escribió esto:
Murió el poeta lejos del hogar.
Le cubre el polvo de un país vecino.
Al alejarse le vieron llorar.
"Caminante no hay camino,
se hace camino al andar..."

Pobre hombre. Es como si hubiera intuído su muerte. Qué historia más triste la de los hermanos Machado... ¡qué historia más triste la de este país!

1 comentario:

Anónimo dijo...

esos versos no son de Machado, los escribiò Serrat y los adjuntò a los que puso en su cancion